Reivindicando acciones de gestión acordes a la excelencia arqueológica del Puerto de Sanitja
Claiming management actions according to the archaeological excellence of the Port of Sanitja

Fernando Contreras Rodrigo
Sanisera Archaeology Institute
info@archaeology.institute

Recibido: 21/05/2021

Aceptado: 4/12/2021

Contreras Rodrigo, Fernando, 2021. acciones de gestión acordes a la excelencia arqueológica del Puerto de Sanitja. Culturas. Revista de Gestión Cultural, 8(2), 85-99. doi https://doi.org/10.4995/cs.2021.15658

 

Resumen

La entidad cultural Sanisera, acorde con su línea de actuación, concentrada en el puerto de Sanitja (Menorca, Baleares) en lo que se refiere a actividades de gestión de patrimonio e investigación arqueológica, reivindica el valor del yacimiento de Sanitja para que capte la atención de diferentes organismos y se establezcan mecanismos apropiados que sirvan para plantearse planes que mantengan el valor patrimonial de su conjunto arqueológico y prevean medidas de protección en la zona patrimonial más singular del norte de Menorca.
La actuación de gestión en patrimonio de los organismos públicos de las diferentes comunidades autónomas de España ha encaminado sus medidas a la elaboración de planes directores y especiales, sirviendo de base, tanto a la dirección política, como al cuerpo técnico-administrativo, para adoptar soluciones que ordenen la gestión de yacimientos arqueológicos destacados.

Palabras clave: Sanisera; Sanitja; ecomuseo; plan director; plan especial; yacimiento arqueológico; centro de interpretación; BIC.

Abstract

The cultural entity Sanisera, in accordance with its line of action, concentrated in the port of Sanitja (Menorca, Balearic Islands) with regard to heritage management activities and archaeological research, claiming the value of the Sanitja archaeological site to attract attention of different organizations and appropriate mechanisms are established that serve to propose plans that maintain the heritage value of its archaeological complex and preventive protection measures in the most unique heritage area in the north of Menorca.

The asset management action of the public bodies of the different autonomous communities of Spain has directed its measures to the elaboration of master and special plans, serving as a basis, both for the political direction, as well as for the technical-administrative body, to adopt solutions that order the management of outstanding archaeological sites.

Keywords: Sanisera; Sanitja; ecomuseum; manager plan; special plan; archaeological site; Interpretation Center; BIC.

1. Antecedentes y aspectos de interés

Nuestra asociación cultural inició sus actividades en el puerto de Sanitja a partir de 1993, cuando la Fundació “la Caixa” promovió la convocatoria de proyectos que pudieran revalorizar el patrimonio arqueológico de ciudades romanas del ámbito catalán y balear, y consiguió, uno de sus premios. Fue la primera financiación que cubrió las primeras actividades arqueológicas y de gestión cultural de nuestra organización durante el bienio 1993-1995. En este sentido, se pudo conocer la singularidad del yacimiento, a través de un proyecto intensivo de prospecciones, que emplearon diferentes técnicas y que se aplicaron, al medio terrestre y subacuático.
Paralelamente a la actuación de investigación, debe mencionarse que fue vital para el futuro del yacimiento, el interés que, a nivel político, desprendió el proyecto de gestión. El Consell Insular de Menorca y el Ayuntamiento de Es Mercadal quisieron potenciarlo en los años siguientes con la ayuda del fondo europeo del programa Leader II.
El potencial arqueológico, el interés social y la ayuda económica llevaron a la asociación Sanisera a promover la creación de un espacio que pudiera combinar, la actividad de gestión de las visitas al yacimiento con el proyecto de investigación (Querol, Martínez 1996) gracias a un programa de excavaciones regulares capaz de generar conocimiento de manera continuada (Asencio, Pol 2002). En este sentido, se aglutinaron estos objetivos bajo el paraguas del proyecto “Ecomuseu de Cap de Cavalleria” y, en 1997, se inauguró el centro de visitantes en la casa rural de Santa Teresa, con la exposición permanente “Un Món per Descobrir” (García Blanco 1984).

Figura 1. Vista panorámica general del puerto de Sanitja (Menorca).

Figura 2. Localización del rico patrimonio arqueológico del puerto Sanitja declarado B.I.C.

La creación de espacios culturales, su diseño y apertura al público por parte de iniciativas privadas promovidas por asociaciones, entes personales o empresas, no eran habituales a finales de los años 90 (López-Menchero 2014:397). Incluso en la actualidad, generan cierto recelo y son objeto de discusión ya que se considera que interfieren en competencias y responsabilidades públicas. En cualquier caso, esta situación va cambiando, con la mayor transferencia de gestión, de espacios de titularidad pública y privada, a asociaciones y compañías, ante la necesidad de compartir el gran esfuerzo y coste económico que suponen la responsabilidad del mantenimiento y la preservación del patrimonio cultural.

Figura 3. Exposición “Un Món per descobrir”, inaugurada en 1997 coincidiendo con la apertura del “Ecomuseo de Cap de Cavalleria”.

En el año 1997, establecer un proyecto como el “ecomuseo” en Menorca no fue una tarea fácil ni sencilla. En aquella época, los proyectos en gestión de patrimonio arqueológico estaban germinando en España. En Menorca, no había ningún centro arqueológico abierto, a excepción del Museo de Ciutadella, que acababa de inaugurarse. El Museo de Menorca, ubicado en la ciudad de Mahón, de titularidad nacional en aquellos momentos, ni siquiera sabía cuándo iba a mostrar su colección arqueológica. Tampoco había ningún centro de interpretación en los yacimientos talayóticos, ni existía un programa anual de limpieza en yacimientos. Solamente Lithica y GOB, como asociaciones sin ánimo de lucro, desarrollaban actividades en cuanto a patrimonio natural o etnológico en la isla con la ayuda de voluntarios.

En aquellos años, el colectivo de arqueólogos era muy reacio a combinar sus actuaciones con el turismo, aunque sí que deseaba abrirse a difundir su intelecto, a las escuelas y los centros de enseñanza media y superior. Para el arqueólogo, era importante ser escuchado en las aulas y le resultaba totalmente obsceno si alguien de su sector pretendía “lucrarse” de la mano de la arqueología. Insinuar al comité científico, a expertos o bien a catedráticos, acerca de la promoción de parques, era sinónimo de parques temáticos recreativos a la semejanza de Disney World, parques acuáticos o similares (Gornés, Gual 2002: 202). El turismo generaba repulsa, miedo e incluso, nos atreveríamos a decir, pánico. En Menorca, solo funcionaba el turismo de “sol y playa”, y no se entendía porque se querían formular proyectos capaces de generar un foco atractivo de difusión con el patrimonio arqueológico, y que, al mismo tiempo, pudieran traducirse en una fuente de recursos económicos, que, de forma directa o indirecta, pudieran ser útiles o bien rentables al arqueólogo y a la sociedad menorquina.

Había muchas dudas, incertidumbre y desconfianza ante la llegada de visitantes o “turistas”. Los yacimientos arqueológicos, mostraban su fragilidad y el reflejo de unos restos de estructuras en un estado parcial o completamente abandonado, que se podían exponer a un impacto que podía ocasionar su degradación más acelerada, e incluso alcanzar a su pérdida definitiva. Todo ello, en conclusión, derivaba en una carrera de obstáculos, que perjudicaba planificar y desarrollar proyectos de gestión, que eran totalmente viables en Menorca, tal y como se demostró a posteriori.

De aquella época surgieron proyectos, que todavía continúan abiertos al público general, como son la Torre Martello de Fornells y el Fuerte Marlbourgh sucesivos (Gornés, Gual 2002: 205). Ambos proyectos, y el “ecomuseo” consideramos que fueron esenciales como plataformas “piloto” que dotaron al Consell Insular de Menorca de la suficiente experiencia para promover proyectos en poblados talayóticos de renombre en los años Por suerte y buena gestión, el programa del Consell Insular ha conseguido lograr buenos resultados con apertura de nuevos centros de interpretación relacionados con la cultura prehistórica local.

Nuestra asociación cultural comenzó “la casa por el tejado”, y era consciente de ello cuando creó el “ecomuseo”. Lo ideal, hubiera sido comenzar un proyecto de gestión con una serie de medidas de investigación, que emplease técnicas de prospecciones, seguida de unos trabajos de excavación que se verían completados en un discurso expuesto en una sala de exposiciones, o bien creando nuevos centros de interpretación, por citar ciertos ejemplos de propuestas de difusión.

A la hora de la verdad, el “ecomuseo” fue un instrumento clave para poder mantener a nuestra asociación cultural viva, y sirvió para ir investigando, lentamente y sin pausa, el patrimonio arqueológico, y establecer un órgano de gestión en el puerto de Sanitja manteniéndose con su propia financiación sin estar supeditada a criterios políticos improvisados o de corta mirada de diferentes mandatos, y a subvenciones esporádicas o intermitentes. Debemos mencionar que el “ecomuseo” era visitado por más de 10.000 personas al año durante el tiempo que estaba abierto al público, desde el 15 de abril hasta el 30 de octubre diariamente. La afluencia de visitantes regular y el modelo de gestión que se implantó en el territorio del puerto de Sanitja se convirtió en un modelo de referencia para la gestión cultural de Menorca durante una década.

Figura 4. Vista general desde el mirador, punto inicial para emprender las rutas propuestas para visitar el patrimonio arqueológico de Sanitja.

El “Ecomuseu de Cap de Cavalleria” cerró al público en 2013. La presión del propietario de los terrenos del puerto de Sanitja era muy alta y forzó el cierre del centro cultural ya que deseaba conseguir mayores beneficios destinando la casa de Santa Teresa a otros fines más rentables. Menorca fue cambiando durante la primera década del 2000, y la llegada de más turistas del ámbito español y francés, comportó que el alquiler de fincas fuera un revulsivo y la solución a la permanente crisis que padece el sector agrario menorquín.

Figura 5. Vista aérea espectacular del Cap de Cavalleria coronada por el faro de Cavalleria, muy frecuentado por turistas.

Nuestra asociación entendía que era muy previsible que el fenómeno turístico perjudicase la existencia del “ecomuseo” en la casa de campo de Santa Teresa, e intentó que la actividad cultural y sede del centro de interpretación de visitas, se trasladase al faro de Cap de Cavalleria. Se contactó en varias ocasiones con la administración pública que gestiona los faros, Autoridad Portuaria de Baleares, sin tener respuesta alguna, y que lamentable derivó en la desaparición de una iniciativa precursora de gestión patrimonial en la arqueología de Menorca.

Figura 6. Documentando los restos de un pecio en Sanitja.

Paralelamente al centro de visitas del “ecomuseo”, el programa de actividades arqueológicas, en forma de excavación del yacimiento y de prospecciones subacuáticas tuvo éxito, y se mantuvo con campañas periódicas desde 2004 hasta la actualidad.

Tras un periodo corto de excavaciones, empleando la fórmula del campo de trabajo enfocado a estudiantes universitarios del ámbito español durante los años 1996-1998, Sanisera decidió programar cursos internacionales de arqueológica para estudiantes universitarios que acogieron la oferta que actualmente todavía continúa vigente. Gracias a ello, se han descubierto vestigios destacados, que son referencias para la arqueología de Menorca, tales como un campamento militar del periodo de conquista romana de las Islas Baleares, y que, hasta el momento, es el único visitable en las Islas Baleares.


Figura 7. Vista parcial de un barracón que forma parte de un campamento militar republicano del siglo I a.C.

Además, en los últimos diez años, en el mismo puerto de Sanijta, se han llevado a cabo excavaciones en “Ses Vilotes” que han descubierto parcialmente un complejo eclesiástico de la Antigüedad Tardía, sin igual en las Baleares, con varios edificios de culto y de dos basílicas, que siguen los patrones de arquitectura basilical de los territorios orientales y norteafricanos de la costa mediterránea. Completan el conjunto arqueológico, un total de siete necrópolis dispersadas por el territorio circundante al puerto de Sanitja, de las que se han excavado alrededor de doscientas tumbas en cista, fechadas entre los siglos VI – VII d.C.

Figura 8. Vista parcial de las excavaciones efectuadas desde 2008 hasta la actualidad descubriendo varios edificios de un complejo eclesiástico de la Antigüedad Tardía. 

Lógicamente, un periodo de excavaciones de más de 15 años en el puerto de Sanitja, en campañas anuales de un mínimo de 5 meses, han conseguido reunir una colección de materiales arqueológicos que abarca el abanico cronológico del mundo clásico, y que permitirá potenciar estudios de investigación, tesis doctorales y la planificación de actividades de difusión que se destinarán al público en general.

La temprana iniciativa del Ecomuseo del Cap de Cavalleria podría ser calificada de admirable, desarrollando un modelo, que después se ha imitado, en otros yacimientos de la isla de Menorca. La experiencia ganada nos permite realizar una reflexión y valoración del esfuerzo efectuado, y que como antecedente, nos sirve para reivindicar el protagonismo que conjuga, a nivel arqueológico y paisajístico, el puerto de Sanitja pudiendo conseguir en el futuro la elaboración de planes de gestión acordes a su valía.

2. Razonamiento

A continuación, se irán exponiendo las razones, que nos han conducido a plantear el contenido de esta publicación, a modo de reflexión.
Condiciones excepcionales a nivel arqueológico del puerto de Sanitja que deben conllevar propuestas de gestión y de investigación. La mayor parte de la zona portuaria de Sanitja está ocupada por patrimonio histórico y arqueológico. Todos sabemos la importancia que tiene el yacimiento romano de Sanisera pudiendo, además, contemplar sus posibles relaciones con yacimientos talayóticos del territorio de Cavalleria. Se mencionan en relación a sus etapas cronológicas:

Cada uno de estos elementos patrimoniales, nos conducirá a planificar las líneas de gestión, que se desarrollarán en cuanto a los objetivos de protección, conservación, difusión e investigación.
Propuestas para la planificación y diseño de infraestructura de servicios culturales para el yacimiento de Sanitja. Un plan especial, debería ser la herramienta que proponga varias soluciones, que sirvan para saber, cómo conducir al visitante al yacimiento arqueológico, qué tipo de información se le proporciona, y cómo puede gestionarse su tiempo de ocio o educativo. Se deben establecer zonas de parking, áreas de acogida, centro de interpretación con servicios varios y vehículos de transporte acordes al tráfico en la zona. Todos estos aspectos deben ser conscientes de la vulnerabilidad del entorno ecológico y de los espacios protegidos que el territorio reúne.
Tras el cierre del “ecomuseo” no existe una zona destinada al parking de vehículos en el puerto de Sanitja ni tampoco un centro explicativo que pueda exhibir una muestra de la colección arqueológica del yacimiento. La posibilidad de visitas se ha reducido drásticamente, e incluso podríamos decir, que es prácticamente nula. En el faro de Cap de Cavalleria se explica con un contenido muy básico, la importancia del yacimiento de Sanitja difuminándose entre el resto de valores paisajísticos y el imponente faro.
La información en forma de carteles en el yacimiento de la “Red Monumental o Xarxa” (Pérez-Juez 2010: 12) que ha instalado el Consell Insular de Menorca en el patrimonio más destacado de la isla, se limita a solo dos, uno situado en el campamento militar, y otro, en el “edificio C” de los restos de “ses Vilotes” instalado de una forma antinatural, que difícilmente el visitante puede consultar su contenido.
Ordenamiento del visitante y del tráfico masivo que afecta a Cavallleria, Port de Sanitja y Cap de Cavalleria durante el periodo estival. Desde que nuestra asociación comenzó sus actividades en Sanitja, ha visto como el número de visitantes ha ido creciendo, de forma exponencial, en el territorio de Cavalleria con la adecuación de estacionamientos en la playa de Cavalleria y Faro de Cavalleria, el descubrimiento de Cala Viola para que las autocaravanas tengan libre acceso a una playa con entorno privilegiado para acampar, el desarrollo de excursiones de aventuras con vehículos 4 x 4, el refugio de pescadores de S’Almadrava para celebrar festines, Cap de Cavalleria convertida en las tardes de julio y agosto como el lugar más chill-out al estilo “new happy love made Ibiza” y el yacimiento de Sanisera convertido en coto privado del detectorista a la búsqueda de objetos arqueológicos. Solo le falta a Cavalleria, completar la escenificación con un tren turístico de los que se ven por las playas de Son Bou y del Arenal des Castell. Es solo cuestión de tiempo si la situación continua así y no se adoptan medidas.
En nuestra opinión, la presencia constante de la labor que desempeña el papel del arqueólogo debería reforzarse con la suficiente voluntad política de las administraciones públicas competentes en este territorio para encontrar fórmulas de gestión, capaces de regular este tipo de actividades, para el bien del territorio y de su emblemático patrimonio.
Análisis y actuación sobre el espolio del yacimiento. Por desgracia, el yacimiento en los últimos años está sufriendo numerosos actos vandálicos y espolios que utilizan detectores de metales en los terrenos de Sanitja. De igual forma, en la zona subacuática se están sustrayendo las ánforas de grandes dimensiones y se han perdido varios cepos de plomo. Establecer un programa de seguridad y control más regular acorde con las directrices de un plan, servirían para luchar contra la piratería que sufrimos. Lamentablemente, debemos comentar que, en cierta manera, coinciden las actividades de clandestinidad más frecuentes desde 2013, que es el año en que se cerró el “ecomuseo” y que, por tanto, su presencia con carácter permanente debió jugar su papel ahuyentando este tipo de actividades clandestinas.
La rehabilitación de la torre de defensa de Sanitja y las consecuencias que conllevará su restauración. Por un lado, aplaudimos la iniciativa.Los planes directores para la recuperación del patrimonio construido: aproximación metodológica y desarrollo en las murallas de Labraza y nos alegramos de saber que la torre Martello será restaurada, y que uno de los elementos visuales más característicos que integran el puerto de Sanitja, sea recuperado.

Figura 9. Torre “Martello” de defensa británica previa a su restauración que ha finalizado en abril de 2021.

Por el contrario, se creará un tema de discusión que deberá debatirse. La novedosa restauración de este edificio se convertirá en una novedad atractiva para Menorca, que acarreará un mayor flujo de visitantes a este paraje (Gornés, Gual 2002: 197). Será necesario que, tanto los organismos públicos como la propiedad del terreno, tomen una serie de medidas: paso de circulación para visitarla, control de horarios, parking, etc., tal y como ha sucedido en el faro. Todos sabemos que, si esta torre no estuviera en un lugar de alta frecuencia en cuanto a número de visitas que recibe este territorio, no tendría demasiada importancia plantearse las consecuencias que conllevaría la rehabilitación de la torre

Para nosotros, no cabe duda que a partir del verano de 2022, se iniciará un nuevo impacto de las visitas en el puerto de Sanitja cuando se quiera visitar la torre de defensa. Para llegar hasta ella, hay que caminar a través de los restos romanos de “Ses Vilotes” y deberíamos ser conscientes que, en estos momentos, el faro de Cavalleria está saturado durante los atardeceres veraniegos para ver la puesta de sol. Estamos convencidos que el atractivo visual que mostrará la torre de Sanitja, su puesta en escena, en los medios de comunicación y redes sociales actuales, provocarán el aumento de visitas a la bocana del puerto de Sanitja, y seguramente a lo largo de los próximos años, será un escenario de reuniones improvisadas al estilo ibicenco. No faltarán propuestas encaminadas a establecer un bar en la torre de Sanitja para poder disfrutar de sus vistas panorámicas combinada con alguna idea comunicativa superflua que explique el alto valor singular del patrimonio que reúne la torre inglesa de Sanitja.

Planes directores en territorio público de Menorca. Los organismos públicos han promovido en los últimos años, la redacción de planes directores para algunos de los sitios más emblemáticos de la isla. Es el caso de los planes directores de “La Fortaleza de la Mola”, “Castell de Santa Agueda”, “Illa del Rei” y los poblados talayóticos de “Son Catlar” y “Torre d’en Gaumés”. El plan director, si se redacta de forma responsable, viable y realista, es la mejor herramienta para poder planificar a corto, medio y largo plazo la investigación y gestión de un sitio y, por tanto, garantizar su conservación (Hugony 2007: 212).

Figura 10. Torre “martello” de defensa británica previa a su restauración que ha finalizado en abril de 2021.

3. Reflexión final

Como se ha expuesto, los yacimientos arqueológicos del puerto de Sanitja necesitan un plan de gestión que recoja las medidas para su correcta gestión y protección. Esta cuestión, se acentúa debido al aumento de la presión turística sobre esta parte de la isla, así como el incremento de actos vandálicos en yacimientos arqueológicos.
En este momento, es interesante comentar que las actuaciones desarrolladas por el Consell Insular para potenciar yacimientos relevantes que no integran la cultura talayótica, se han podido constatar en el Castell de Santa Águeda, de absoluta singularidad, y toda su promoción con la compra de terrenos privados y rehabilitación de algunas de sus partes, demuestran una buena gestión por parte del Consell Insular de Menorca.
En conclusión, consideramos que todavía hay un largo camino que recorrer y que deben establecerse pautas que contribuyan a desarrollar buenas iniciativas para que la línea de investigación prosiga y que la gestión sobre el territorio del puerto de Sanitja establezca cauces de comunicación entre los entes interesados: propiedad privada, organismo públicos con competencias territoriales y protección del patrimonio combinada con la asistencia técnica de expertos que conozcan las deficiencias, y los puntos críticos y débiles, para redactar un plan de gestión que sea capaz de dar soluciones en los años venideros.

Bibliografía

ASENSIO, M.; POL, E., 2002. Nuevos escenarios en educación. Aprendizaje informal sobre el patrimonio, los museos y la ciudad. Buenos Aires: Aique.
GARCÍA BLANCO, A., 1984. Didáctica del museo. El descubrimiento de los objetos. Madrid: Ediciones de la Torre.
GORNÉS, S.; GUAL, J., 2002. Reflexions sobre la revaloració i rendibilització social del patrimoni arqueològic de les Illes Balears, Mayurqa 28, 195 – 206. https://www.raco.cat/index.php/Mayurqa/article/download/119233/156555/
HUGONY, C., 2007. Los planes directores para la recuperación del patrimonio construido: aproximación metodológica y desarrollo en las murallas de Labraza (Álava). En: Jornada Internacional sobre Tecnología de la Rehabilitación y Gestión del Patrimonio Construido (REHABEND). Santander: Universidad de Cantabria, 210 – 220. https://grupos.unican.es/gted/07_Foros%20T%C3%A9cnicos/REHABEND2007/Libro_Rehabend2007.pdf
LÓPEZ-MENCHERO BENDICHO, V.M., 2014. Balance. La musealización del patrimonio arqueológico en España en el siglo XXI. Vínculos de Historia 3, 397 – 401. http://vinculosdehistoria.com/index.php/vinculos/article/view/124/119
LÓPEZ-MENCHERO BENDICHO, V.M., 2012. Manual para la puesta en valor del patrimonio arqueológico al aire libre. Gijón: Trea.
MARTÍN PIÑOL, C., 2013. Manual del centro de interpretación. Gijón:  Trea.
MASRIERA, C., 2007. Presenting archaeological heritage to the public: ruins versus reconstructions. Euro Rea, Journal of Reconstruction and Experimental Archaeology, 4, 41-46. https://exarc.net/sites/default/files/exarc-eurorea_4_2007-presenting_archaeological_heritage_to_the_public_ruins_versus_reconstructions.pdf
MONZO, P. 2008. El problema del aislamiento de los bienes inmuebles arqueológicos. La búsqueda del significado ROMULA, 7, 331-353. https://www.lareferencia.info/vufind/Record/ES_24d81b8616968873b1c8102d96691248
PÉREZ-JUEZ, A., 2010. La gestión del patrimonio arqueológico: de la tradición al nuevo panorama del siglo XXI. En: Rafael Hidalgo Prieto (coord.) La ciudad dentro de la ciudad, 9-26. ISBN 978-84-608-1010-0.
PÉREZ-JUEZ, A.; MORÍN, J.; MENA, P., 2003. El acondicionamiento del Cerro de la Gavia (Villa de Vallecas, Madrid). III Congreso Internacional sobre musealización de yacimientos arqueológicos: nuevos conceptos y estrategias de gestión y comunicación, 183-189.
PÉREZ-JUEZ, A. 1996. Gestión del Patrimonio Arqueológico. Barcelona: Ariel Arte y Patrimonio.
QUEROL, M.A.; MARTINEZ, B., 1996. La Gestión del PatrimonioArqueológico en España. Madrid: Alianza Editorial.
SOSPEDRA, R.; SALA, R., 2005. Museografía didáctica audiovisual, multimedia y virtual. En: Serrat Antolí, N., Santacana i Mestre, J. (coord.). Museografía didáctica. Barcelona: Ariel, 303-394.
ZAMORA, F., 2004. La gestión del patrimonio cultural en España: presente y futuro. Congreso Internacional de Restauración Restaurar la Memoria. Valladolid: Diputación Provincial de Valladolid, 213-230.